Defensa de las Arañas

Defensa de las Arañas

Defensa de las Arañas

Picaduras o Mordeduras de Arañas

Las arañas no son seres muy aceptados en la vida humana. Tan solo de mencionarlas, la gran mayoría siente escalofríos, mira a su alrededor o levanta los pies como método de prevención. Esto no solamente es por su apariencia tenebrosa, sino por la peligrosidad que algunas representan.

De las miles de arañas que existen en el mundo, alrededor de 200 pueden llegar a ser perjudiciales para los seres humanos, pero el no saber cuáles son las peligrosas hace que las rechacemos por igual.

Hablando específicamente de los Estados Unidos, de los más de 3,000 tipos de arañas que existen, solo alrededor de 60 efectúan mordeduras que pueden conllevar a problemas de salud; sin embargo, más del 80% de las irritaciones de la piel provienen de garrapatas e insectos.

Alrededor de 200 tipos de araña efectúan mordeduras que pueden conllevar a problemas de salud en los humanos.

A pesar de que las tarántulas son consideradas las arañas más “aterradoras”, hasta la fecha no se ha reportado casos mortales por sus mordeduras, simplemente espasmos dolorosos durante algunos días. Todas las tarántulas del mundo poseen veneno.

Es importante dejar en claro que ninguna araña ataca al ser humano sin razón alguna, esto lo hacen cuando son molestadas. Al decir molestadas no solo nos referimos a que comencemos a tocarlas con palos o aventarles piedras, lo cual sería muy cruel, sino que también pueden tornarse agresivas por un descuido humano.

defensa_aranas

Las arañas que logran ingresar a nuestros hogares, lugares de trabajo o cualquier espacio que ocupemos (arañas antropófilas), se refugian en esquinas de paredes, objetos con orificios, sótanos, cajas, y lugares oscuros. Tal oscuridad que necesitan también es encontrada en zapatos o en los cajones de nuestra ropa. Al ingresar la mano o el pie, las arañas se sienten agredidas e instintivamente defienden su espacio y su vida.

Las arañas no venenosas pueden ocasionar mordeduras muy dolorosas, pero afortunadamente la vida del afectado no corre peligro. No podemos decir lo mismo de las arañas de ponzoña. A pesar de que existen efectivos antivenenos, la falta de atención médica temprana o la salud de la persona son factores que impiden una exitosa recuperación.

Efectos del veneno de las arañas de ponzoña.

Como ejemplos de este tipo de arañas tenemos a la violinista (Loxosceles reclusa) o la viuda negra (Latrodectus). Provocan lesiones cutáneas y de tejidos internos a causa de las toxinas venenosas, lo que conlleva a alteraciones fisiopatológicas de gravedad variable, pues no es el mismo efecto en un niño, anciano o persona enferma que en una sana.

Testimonios que han experimentado mordeduras de arañas describen la sensación parecida a un ardor con quemadura de cigarro. Puede presentarse fiebre, enrojecimiento de la piel (eritema), dificultad para respirar, hipertensión, debilidad muscular, vómitos, y en casos más severos, necrosis (muerte de las células de un tejido).

La viuda negra puede generar convulsiones en los niños, situación que indica que la víctima está a punto de morir. Las mujeres embarazadas tienen contracciones o partos prematuros tras el acontecimiento.

¿Qué hacer en caso de una mordedura de araña venenosa?

Lo primero que se debe hacer ante una mordedura de araña es acudir a la clínica u hospital más cercano o bien, llamar a emergencias, sobre todo si se trata de alguna persona delicada de salud o un menor de edad y no intente extraer el veneno.

Es importante no evitar la visita con el médico aún con una apariencia de mejoría.

Mientras el afectado espera atención, se puede reducir el dolor e inflamación lavando la zona con agua y jabón neutro y envolviendo hielo con alguna toalla para colocarlo en la herida durante diez minutos. No evitar la visita con el médico aún con una apariencia de mejoría.

Arañas peligrosas

Como mencionamos anteriormente, las arañas no andan en busca de seres humanos para morder, sin embargo debemos tomar nuestras precauciones y prevenir descuidos ante algunas especies cuyas mordidas pueden poner en peligro nuestra salud.

Afortunadamente existen efectivos antivenenos para todas ellas, pero el estado de salud de la persona, así como su edad y la prontitud de la atención médica, son factores importantes que determinarán el nivel de daño en el organismo.

En los Estados Unidos la viuda negra (Latrodectus) y la araña parda reclusa (Loxosceles reclusa) son muy famosas por sus mordeduras venenosas hacia la gente. Pero en el resto del mundo la araña errante brasilera (Phoneutria), las arañas de la familia Atracinae, las araña Katipo (Latrodectus katipo) y la espalda roja (Latrodectus hasselti) forman parte de la lista de arañas más peligrosas del mundo, capaces de dañar gravemente tejidos humanos y provocar prolongados tratamientos de curación.