Arañas y Seres Humanos

Arañas y Seres Humanos

Arañas y Seres Humanos

Por años, las arañas han sido seres poco valorados y considerados desagradables para el público. Son muy pocos los que aprecian la importancia de estos animales para la fauna en la Tierra.

Tocar una araña, o que ella nos toque a nosotras, produce en nuestro cuerpo una serie de sensaciones no muy agradables al tacto, pues la combinación de pelos y múltiples patas nos hace pensar en que una araña está a punto de atacarnos, pero realmente esto no es así.

Las arañas exploran su espacio y no tienen una razón para morder a seres humanos, a menos que sea en defensa propia. Muchas están en peligro de extinción y su hábitat natural está cada vez más reducido, lo que las obliga a buscar otros lugares con presencia humana, motivo por el cual desaparecen a un ritmo acelerado, pues con una pisada o un insecticida, basta para deshacerse de ellas sin tomar en cuenta su valor como especie.

Plagas

En varias regiones del mundo las arañas son consideradas un problema dentro de las viviendas, cuando realmente dichos inmuebles fueron construidos en medio de sitios naturales, hogar de arañas y muchos otros animales salvajes.

La cuestión radica en que familias que se alojan en casas de campo, sufren plagas de arañas que algunas veces no logran ser erradicadas ni con fuertes insecticidas. El problema llega a tal grado que no pueden dormir a gusto, realizar sus actividades libremente o en el más extremo de los casos, hasta salir de casa.

Aracnofobia

La aracnofobia es el temor a las arañas. El hecho de padecer aracnofobia puede llevar a una persona a manifestar sentimientos intensos de miedo y desesperación al mirar alguna telaraña o al sentir que en el lugar donde transita pueda aparecer alguna. Las manifestaciones de rechazo hacia las arañas puede ser por medio del llanto, gritos, sudoración y dificultad para respirar.

Con la aracnofobia una persona puede manifestar miedo y desesperación con tan solo mirar alguna telaraña.

Si alguna araña o telaraña llegase a tocar a una persona aracnofóbica, podría tener incluso problemas cardíacos y otro tipo de reacciones desfavorables. Todo depende también del estado de salud del afectado.

La aracnofobia es remediable y se puede controlar mediante tratamientos que demoran de acuerdo con el grado de pánico que la persona padezca. Para algunos, realizar bromas con arañas puede parecer gracioso, pero para otros es una experiencia realmente perturbadora.

Mascotas

Mientras unos les huyen, otras las atesoran en su casa. Las tarántulas son uno de los animales exóticos que más se requieren para el tráfico ilegal de mascotas. El hecho de ser un animal considerado peligroso provoca la curiosidad de los compradores que terminan por resguardarlos en vitrinas.

Las tarántulas necesitan cierta temperatura y cierto grado de humedad para mantenerse saludables. Los propietarios de las arañas muchas veces no tienen idea sobre su cuidado, por lo que terminan muriendo rápidamente bajo condiciones inadecuadas.

No importa el tamaño del animal, para muchas organizaciones medioambientales y para público en pro de los derechos de los animales, poseer uno en un espacio limitado es considerado maltrato y abuso. Pensemos mejor en que las arañas necesitan trasladarse por el follaje, por los árboles, por plantas; necesitan aplicar su instinto depredador y cazar a sus víctimas, así como realizar cortejos para copular con la pareja. Todo ello bajo encierro no es posible y solo se reduce su calidad de vida.

Las tarántulas necesitan cierta temperatura y cierto grado de humedad para mantenerse saludables.

Invasión de hábitat

Cada año la población mundial aumenta y por lo tanto, los espacios se hacen cada vez más pequeños, por lo que se ven en la necesidad de tomar extensiones de bosques, selvas, praderas y otro tipo de paisajes naturales para construir inmuebles de uso humano.

Esto sin duda afecta a miles de animales, entre ellos a las arañas. Un suelo árido sin nutrientes ni árboles es un mundo desolado para esos arácnidos que necesitan de las riquezas de la naturaleza para completar su ciclo de vida de manera normal.

Los programas de televisión y otros medios nos muestran a las arañas como especies invasoras cuando lo cierto es que nosotros invadimos su hogar. Es por ello que tienen muy mala reputación y ante cualquier oportunidad nos deshacemos de su presencia.