Araña Espalda Roja

Araña Espalda Roja

Araña Espalda Roja

Latrodectus hasselti

La araña espalda roja es una especie perteneciente a la familia Theridiidae que se relaciona mucho con la viuda negra, e incluso llega a confundirse con ella.

Anatomía

Son de cuerpo negro con ligeros tonos rojizos difuminados. Su característica mas notoria es una mancha alargada en color rojo que se extiende desde la parte media de su abdomen hasta el centro, razón por la que se denomina “espalda roja”.

Las hembras jóvenes muestran patrones de manchas diferentes a las adultas, pues aparte de la marca roja característica, poseen franjas irregulares y perpendiculares en color blanco con unas patas con combinación de negro y marrón.

El cuerpo es de apenas 1 cm de longitud, siendo los machos mucho más pequeños que las hembras.

Los machos, por su parte, tienen manchas rojas menos intensas que las hembras y el cuerpo en general es de color marrón claro con marcas blancas en la parte superior del abdomen. La parte inferior abdominal deja ver una figura con un parecido a un reloj de arena.

Sus patas son muy alargadas y delgadas, pero el cuerpo es de apenas 1 cm de longitud, siendo los machos mucho más pequeños que las hembras. A pesar de los tonos rojos sobre su cuerpo, se camuflan perfectamente en su hábitat natural. Tienen unos colmillos pequeños con los que inyectan su veneno.

Distribución y hábitat

Son arañas nativas de Australia pero se han ido extendiendo a otras regiones a través de la exportación de productos. Ahora toda Nueva Zelanda, partes de Japón y norte de la India también cuentan con la presencia de arañas de espalda roja.

Supuestamente están adaptadas a vivir en zonas templadas y secas, pero su residencia actual en zonas de Japón demuestra que son capaces de soportar bajas temperaturas de hasta -3 grados centígrados.

Es común verlas en áreas urbanas y suburbanas con gran movimiento humano.

Información sobre la araña espalda roja.

Araña espalda roja – Latrodectus hasselti / Autor de la imagen: Laurence Grayson from Suffolk, UK

Comportamiento

Son especies tímidas y activas en horas de la noche que optan por esconderse ante una señal de peligro. Suelen permanecer solitarias a menos que se trate de la temporada reproductiva.

Las telarañas que fabrican son desorganizadas y en forma de embudo, a diferencia de otras que parecieran tener sus diseños muy bien definidos.

Un hecho muy interesante y único, es que las arañas espalda roja que habitan en Japón suelen hibernar, algo que solamente ahí realizan y no en otra parte del mundo.

Veneno

Aunque no suele ser mortal, son consideradas unas de las arañas más peligrosas de Australia. Su mordedura provoca dolor e inflamación alrededor de la herida, así como sudoración, diarrea, temblores y fiebre que puede empeorar con el paso de las horas en caso de que el afectado no reciba atención médica.

Alimentación

Este tipo de araña se alimenta de insectos mayormente, pero también tiene la fuerza y habilidad para atrapar pájaros pequeños, lagartijas, roedores, moscas, larvas de gusano, grillos y escarabajos.

Ellas cazan o roban comida de otras telarañas. Matan a su presa por envenenamiento a través de repetidas mordeduras. Suelen envolver en seda a sus víctimas para posteriormente absorber los líquidos nutritivos de su cuerpo.

Son consideradas unas de las arañas más peligrosas de Australia.

Reproducción

Las hembras son las que se encargan de llamar la atención de los machos. Ellas depositan una feromona química en sus telarañas para que los miembros masculinos disponibles puedan detectarlo.

Una vez que los machos candidatos se acercan y permanecen en la telaraña de la hembra, deben enfrentarse entre sí para determinar quién tendrá el derecho a aparearse; pero esto no es suficiente, ya que una vez logrado el primer reto, debe dejar en claro a la pareja femenina que se trata de una pareja sexual y no de un atacante contra el que deben luchar.

Por lo regular los machos solo se aparean una vez a causa del canibalismo y muy pocos logran hacerlo dos veces.

Expectativa de vida: Hembras: hasta 3 años.
Machos: 7 meses.

Los encuentros sexuales ocurren en cualquier parte del año pero son más comunes en los meses calurosos del verano.

Una vez terminado el contacto entre macho y hembra, las madres esperan a colocar sus huevos. Esto puede llevarles varias semanas, pues elaboran hasta 10 sacos de seda con alrededor de 250 huevos en su interior… pero no en total sino ¡cada uno!

Las hembras tienen una expectativa de vida de 2 o 3 años, mientras los machos de apenas 7 meses debido a los ataques que sufren por parte de sus parejas sexuales.